lunes, 14 de abril de 2008

Lesión


Llevaba ya un par de semanas con toda la musculatura circumpélvica (y si no se dice así no me importa) cargadísima, pese a que mi fisio hacía lo que podía para irla aflojando; hasta que una mañana, tras haber corrido el día anterior e ir notando como en frío me dolía bastante, me di cuenta de que había llegado el mazazo: la lesión.


Efectivamente, mi fisio, tras explorarme, aventuró una entesitis (inflamación de la inserción de los tendones) en la inserción del bíceps femoral (el más externo de los isquiotibiales) y el glúteo. Diagnóstico que fue corroborado por el traumatólogo. Sin embargo, este al explorar, no me hizo prácticamente daño, por lo que sugirió que empezara a trotar un poquillo el lunes siguiente (era jueves). Ni de coña. Saqué el sábado y el domingo la bici por sitios más o menos fáciles (dentro de lo que es la rampa de la Sierra de Guadarrama) y el lunes me dolía. Es más, dos días más tarde incluso me bajaba el dolor por la pata abajo.


Lo que me subleva de verdad no es el rediseño de la temporada. OK, pues haré ahora las competiciones (las que pueda hacer) contradiciendo la anterior entrada de este blog, simplemente para divertirme, sin aspirar a nada más; por muy mal que se de, imagino que podré hacer el clasificatorio de Vigo, al menos, para poder ir septiembre a Ferrol; si no puedo hacer Arroyomolinos ni la Casa de Campo, espero poder hacer al menos Tres Cantos. Todo esto me cabrea mucho, y especialmente no poder hacer el relevo del medio maratón en Lisboa y tener que ir a la Casa de Campo de pomponera. Pero no es lo que más me subleva.


Tampoco es lo que más me subleva que haya sido por burra, por llevar toda la temporada como intentando retarme a ver si era capaz de aguantar todo el entrenamiento de Pablo. Vamos a ver, yo genéticamente no creo que tenga cuerpo para hacer deporte a este nivel. Ojo, que como hembra de homínido valgo mucho, que soy bastante resistente y tengo un metabolismo muy agradecido, y unas caderas que debía haber parido seis o siete cachorros. Pero se que si tenso un poco de más la cuerda, la cago, y que más me vale quedarme con complejo de vaga.


Lo que de verdad me está sublevando es ver estos días de primavera... y yo sin poder trotar por las dehesas.


5 comentarios:

sermor dijo...

joooooooo, Concha!!!!!!!! Espero que leparoncillo sea muy breve, a nadar y a nadar para sacar más ventaja todavía.

Nutria dijo...

Gracias, compañero, en eso estamos. Espero que no me de por desahogarme con Culebrillas, el pobre :-)

Ishtar dijo...

Jo :-((. No puedo decirte que sé lo que es eso porque por suerte no me he lesionado nunca (también es verdad que me cuido mucho de no hacer burradas para no llevarme más cartas), pero creo que esto tuyo no es tu responsabilidad, sino un "accidente" y, además, seguro que se cura prontito, que el resto del cuerpo está fuerte fuerte.

Así que, como te dice Sergio, a nadar y a machacar al culebrillas!!! ;-))

Besicos!

Ramón Doval dijo...

Jo, que pena. Podíamos haber celebrado Lisboa juntos (si es que no me ahogabas en el lago).
¡Animo!

Nutria dijo...

Ishtar, guapa, gracias por tu solidaridad. Estoy siendo buena buenísima para que se me cure pronto. Tal vez llegue al clasificatorio de la CdC; sino, me queda Vigo; y si no, verás cuando gane en el grupo de edad 75-79 :-D

¡¡¡EEEESO SÍ QUE NO, COMPAÑERO RAMÓN!!! Verás, creo que al final vamos a dilapidar el inmenso talento de Paz (ya sabes, esa sirenita que viste en Talavera) haciéndole correr los 21 km, y la Concha nadará a perrito los 1900 metros. Si no te dan la salida a ti antes, ya me pasarás por encima... y cuidadito con agarrarme el queso, ¿eh?