jueves, 8 de mayo de 2008

Ni competitividad ni Cristo que la fundó

Hala. Yo creo que es que me ha castigado Dios, o algo así. Por decir que quería ganar a mis amiguitas. Pues ahora daría lo que fuera simplemente por poder quedar por detrás de todas ellas. Y es que esta entesitis puede ser simplemente el final de mi temporada. Me han dicho que puede ser más rebelde que una tendinitis; y la del tendón de aquiles la estuve arrastrando tres meses, y luego se me quitó de resultas de otros dos adicionales que estuve soldando la cabeza del radio (por estrenar pedales automáticos) y recuperándome de una salmonelosis, por lo que los pasé prácticamente sin hacer ningún ejercicio.

Así que a partir de ahora, entrenaré lo justo para acabar las pruebas y viviré humildemente hasta el fin de mis días. No se si al final me pasaré a la media distancia o no, ya veré si el físico me aguanta; pero en cualquier caso, tendré un día a la semana de descanso total, que aprovecharé para masaje, spa, sauna o lo que sea, y seguramente lo haga a costa de la natación. Además, no haré el tonto como esta vez, que notaba muchas molestias y seguía entrenando. No, pararé e iré al fisio. Esta vez he sido tan gili que si el tiempo sólo daba o para entrenar o para ir al fisio, me iba a entrenar. Pero qué burra.

Pero para eso, virgencita, virgencita, me tengo que curar. Me dijo Pablo que hiciera la natación del grupo superior al mío, ya que es lo único que puedo hacer, nadar; pero incluso esa natación tan cañera puede que me resienta un poco la inserción del tendón, o que me cargue un poco la musculatura implicada, y seguramente siga haciendo la de mi grupo. Ya veré.

En fin, espero que ir a animar a las competiciones por lo menos no me deprima... más aún.

4 comentarios:

sermor dijo...

Ánimo Concha

Ishtar dijo...

Hay que saber diferencias los dolorcillos del entrenamiento de los que nos pueden llevar a una lesión y, si son de los segundos, parar inmediatamente, que luego es peor.

Ánimo y, como dices, aprovecha para convertirte en más sirenita si cabe ;-)

Besicos!

Ramón Doval dijo...

Igual machacando menos te encuentras mejor y rindes más. Ese es uno de los dilemás del entrenamiento. Además, bajas tu listón y estás más satisfecha con lo que venga. Pues mucho ánimo y recupérate lo mejor posible. Los de la élite no se pueden permitir estos lujos.

akela dijo...

Hola petardilla:

Pero como que me querías ganar....je, je pero si siempre lo habías hecho, me parto

Eso si no hacía falta buscarte es excusa ¡¡caracoles con la lesión!! bueno tranqui que hay más días que longanizas,a sí que pronto estarás en la línea de salida.

¡¡Por cierto mira que lo pasamos bien en el clasificatorio!! yo disfruté como una enana de ver "sufrir" a los demás...je, je

Un besazo y que no decaiga ese humor y ese ánimo.